Saltar al contenido

Colangitis aguda

Colangitis aguda

La colangitis viene siendo una congestión de la ví-a biliar secundaria que pasa a la infección bacteriana. En definitiva, se considera una repercusión sistemática grave, así que es determinante realizar un análisis y mediante el diagnóstico hacer una estratificación de riesgo de manera anticipada; para poder realizar un tratamiento de antibióticos acompañado de un drenaje de la ví-a biliar correspondiente.

Síntomas de cálculos biliares

Se puede deducir que, aproximadamente el 85% de las personas que padecen de cálculos biliares no poseen ningún síntoma, aún teniendo los cálculos en la vesícula biliar durante años.

Ahora bien, cuando los cálculos ocasionan dolor es cuando estos se trasladan desde la vesícula biliar hasta el interior del conducto cístico obstruyéndolo completamente.

Por consiguiente, la vesícula se inflama produciendo dolor el cual se denomina cólico biliar; este dolor se ubica en la parte superior del abdomen, por lo general en el lado derecho justo debajo de las costillas, aunque a veces se hace difícil dar con precisión la localización especialmente en las personas adulto mayor o las que tienen diabetes.

Enfatizando que este dolor va aumentando la intensidad de 15 minutos a 1 hora, luego se estabiliza por un aproximado de 12 horas.

El dolor suele ser intenso por lo que se debe llevar el paciente a emergencias para que le administren medicamentos que le alivien el dolor.

Cuando se consumen alimentos que son pesados para la digestión, permiten el desenlace del cólico biliar, este cólico no ocasiona el eructo, ni alivio abdominal y aparecen las náuseas.

Si la obstrucción persiste, la vesícula biliar se inflama donde pasa hacer una colecistitis aguda. Expresando que cuando está vesícula biliar se inflama se multiplican las bacterias produciendo una infección acompañada por lo general por fiebre.

No obstante, la obstrucción del colédoco o la ampolla de Vater puede ser más grave que la del conducto cístico. Ya que está obstrucción ocasiona una dilatación en las vías, escalofríos, fiebre e ictericia está última consiste en que la piel toma un color amarillo igual que lo blanco del ojo.

Si la persona presenta la combinación de estos síntomas está indicando que está padeciendo de una grave infección que se denomina colangitis aguda, las bacterias suelen trasladarse al torrente sanguíneo, ocasionando infecciones graves en todo el organismo.

 Cirugías para extraer la vesícula biliar

En ocasiones con un tratamiento se pueden disolver los cálculos biliares, no obstante, cuando el padecimiento persiste y con los medicamentos no se logran desintegrar, entonces se procede a la cirugía para extraer los cálculos biliares, a través de colangiopancreatografia retrógrada endoscópica.

Cuando estos cálculos no manifiestan síntomas (litiasis asintomática) estos no necesitan de tratamiento. Por otra parte, es preciso mencionar que cambiar la alimentación cuando el dolor está presente, esto no hace que alivie.

Cálculos en la vesícula biliar

Si los cálculos ocasionan dolores frecuentes y repetidos, el médico puede sugerir extraer de manera quirúrgica la vesícula biliar a lo que llamamos colecistectomía. Al extraer estos cálculos, los dolores desaparecen, es importante mencionar que la digestión no es afectada, y no se necesita las restricciones dietéticas posterior a la intervención.

Por lo general el 90% de la colecistectomía se ejecuta con un tubo flexible de visualización que se denomina laparoscopio, este se pasa mediante las incisiones, el cual extrae de la vesícula biliar cálculos.

Se puede decir que, la colecistectomía laparoscópica, minimiza las molestias post-operatorias acortando el tiempo requerido en el hospital, proporcionando unos mejores resultados estéticos y disminuyendo el tiempo de recuperación.

Por otro lado, tenemos que, el resto de las colecistectomías son realizadas a través de cirugía abdominal abierta, lo que necesita una herida más amplia en el abdomen, aunque este procedimiento es invasivo, suele ser eficaz y seguro.

En consideración, existen alternativas que en ciertas ocasiones los cálculos biliares se disuelven con tratamientos tal como el ácido ursodesoxicólico, vía oral, el cual se médica de dos a tres veces al día, disolviendo los cálculos pequeños en un tiempo de 6 meses.

En cambio, los cálculos más grandes se tardan de 1 a 2 años, hay cálculos que no llegan a disolverse nunca, ya que estas disoluciones de cálculos mediante medicamentos tienen más probabilidades de éxito cuando son producidos por colesterol y, por otro lado, que la abertura de la vesícula biliar no este obstruida.

Ahora bien, así los cálculos se disuelvan de manera exitosa, algunas personas pueden producir nuevamente estos cálculos biliares en un promedio de cinco años. Este tratamiento es de uso limitado, y los médicos lo emplean cuando la cirugía es muy arriesgada.

El ácido ursodesoxicólico ayuda a la prevención de la formación de cálculos en las personas con sobrepeso, que están perdiendo kilos de manera rápida posterior a una cirugía para perder de peso o inclusive que estén siguiendo una dieta muy baja en calorías.

Los cálculos en las vías biliares

Los cálculos en las vías biliares se pueden extraer por medio de un procedimiento llamado esfinterectomía endoscópica, esto consiste en pasar mediante el endoscopio un instrumento que se usa para cortar el esfínter de Oddi (este se abre hacia el intestino delgado).

En algunas ocasiones el extremo de la vía biliar se puede cortar para ensanchar. Si luego del corte los cálculos no caen en la parte interna del intestino delgado, entonces se inserta un catéter con una cesta pequeña hacia un extremo usando el endoscopio.

Esta es una manera para atrapar el cálculo y sacarlo de la vía, el corte que se realiza en el extremo de la vía es una abertura lo suficientemente ancha, para que todo calculo que se forme posteriormente pueda pasar al intestino delgado de una manera más fácil.

Es importante tener presente que los cálculos biliares que se localizan en la vesícula biliar no se pueden extirpar usando esta técnica.

La CPRE con esfinterectomia endoscópica posee éxito en el 95% de las personas, se determina como la más segura que la cirugía abdominal abierta.

Particularmente, los pacientes que han fallecido suelen ser un porcentaje muy bajo específicamente un 1% y el 7% tiene complicaciones posteriores a la CPRE con esfinterectomia endoscópica.

Las complicaciones que se desatan luego de la intervención, suelen incluir inflamación del páncreas, hemorragia, infección o perforación de las vías biliares.

Luego estas vías biliares se inflaman produciendo una estenosis, es decir, se estrechan y cuando esto ocurre existe la posibilidad que se formen más cálculos que ocasionan a su vez más bloqueo.

Todas las posibilidades de recuperación están de parte de la persona dependiendo de su organismo y de su actitud positiva.