Saltar al contenido

Que es leptina

Que es leptina

La leptina viene siendo una proteína la cual se libera primordialmente del tejido adiposo, que se enlaza a la presencia de esterilidad y diabetes como también al aumento de peso. Por tal motivo, se puede tener control del peso corporal con la ayuda de la leptina.

Funciones de la leptina

La leptina posee distintas funciones, pero las que tienen vinculación con el control de peso la vamos a ver a continuación.

  • Abstener la producción de hormonas y péptidos que aumenten el apetito.
  • Incitar la síntesis que nos da señales de saciedad, en otras palabras, que nos ayuda a minimizar el hambre y reducir el consumo de alimentos.
  • Aumenta el gasto metabólico y calórico por encima de la producción de otro tipo de hormona y sobre la termogénesis.
  • A parte de influir en la ingesta alimentaria reduce el hambre y proviene la saciedad.

Por consiguiente, cuando ocurre una caída de la leptina en la sangre, se reduce la función tiroidea, en otras palabras, se disminuye el metabolismo y al mismo tiempo se minimiza la capacidad reproductiva, pues se entiende que aparte de ayudar a controlar el peso, la leptina señala el estado nutricional.

Cuando hay un estado nutricional deplecionado, los niveles de leptina se disminuyen en el organismo, lo que le proporciona más apetito y un menor gasto calórico.

¿Cómo inducir la presencia de la leptina en el organismo?

Los niveles de leptina se modifican por diversos factores, así como la proporción de tejido adiposo en el organismo, pero si lo que buscamos es evitar aumentar de peso, es necesario conocer que los comportamientos que minimizan la cantidad y la acción de la leptina, son los siguientes:

Las dietas estrictas: Cuando las dietas son muy estrictas, se van reduciendo notablemente los niveles de leptina, por esa razón no es recomendable limitar el consumo de alimentos, ya que estos niveles disminuyen lo que permite que el hambre aumente, puesto que reduce e metabolismo y la saciedad.

Pérdida de peso corporal: Si al perder peso corporal, se disminuye aceleradamente la masa de grasa en el organismo, también se minimizarán los niveles de leptina, lo cual interfiere tanto en el gasto calórico diario como de nuestro apetito.

El ejercicio regular: Se puede producir una caída de masa grasa en el organismo, y se vincula con mayor sensibilidad a la leptina. Es por ello que las personas que están activas físicamente, tienen niveles bajos de hambre, tiene un mejor control al consumir alimentos y el gasto calórico es mucho mejor.

El estrés: Este suele aumentar los niveles de cortisol, y se van disminuyendo los de leptina, lo que incrementa más el hambre, reduce el gasto energético y da más placer al comer.

La obesidad: Se suele pensar que, por tener mucho tejido adiposo, los niveles de leptina son mayores. Entonces los obesos no tendrían hambre constantemente y su consumo de alimentos se controlaría, sin embargo, el hecho de mantener alta la cantidad de leptina en la sangre es considerado que pueden resistir la acción de dicha proteína.

Aunque existe diversas causas que generan resistencia a la leptina, y por esta razón existe el desarrollo de obesidad, que circula en el organismo.

Si no se puede cumplir con las funciones sobre el control de peso corporal, quienes tienen leptino suelen ser resistente para el desarrollo de un exceso de grasa corporal, sin el menor nivel de hambre ni el mayor gasto calórico.

¿Cómo aumentar los niveles de leptina?

Para aumentar los niveles de leptina se deben seguir unas series de sugerencias que las vamos a detallar a continuación:

En alguna vez hemos escuchado a personas que emplean los días de “comida trampa” y de esta manera aumentar el metabolismo, lo que les permite comer de todo sin restricciones. Este método se hace con una comida o durante un día, todo depende de cual sea el objetivo.

Puede ser que comer de todo no sea ideal para tener unos resultados óptimos, por lo que, en un día de recarga, se gestiona la cantidad de macros que ayudan a mantener el consumo bajo control, en particular, si esas calorías adicionales de recarga provienen de fuentes de carbohidratos saludables.

Esto será mejor para tu cuerpo, por lo que se experimenta un aumento adecuado de los niveles de leptina, a diferencia de que consumas diversidad de comida chatarra.

Esto se debe al hecho de que la leptina pueda responder positivamente al metabolismo de la glucosa, y atraves de la inclusión de los hidratos de carbono estos se transforman en glucosa en el cuerpo. Se obtiene una respuesta mejor si las calorías provienen primordialmente de la proteína o grasa.

Ahora bien, esto no quiere decir que no puedas disfrutar de tus días de recarga, ya que, si se aplica con moderación y se tiene un autocontrol, se puede aprovechar todos los beneficios de la realimentación.

La cantidad de macros y calorías que debes consumir en ese día de recarga, es personal y depende de los niveles de grasa, además del nivel de leptina que tienes en ese momento, mientras esos niveles estén bajos, mucho mayor será la recarga.

Es recomendable aumentar las calorías uno o dos días a la semana, a lo que se consideraría un 20% comparado a los niveles de mantenimiento.

Mejorar el perfil hormonal: Los niveles de hormonas sufren cuando la persona se somete a dietas hipocalóricas, por lo que en un día o dos de recargas las hormonas aumentan sus niveles de manera beneficiosa. Esto es ideal para las mujeres que se encuentran a dieta para las competencias.

La pérdida de grasa por parte de la leptina

En ocasiones cuando las mujeres se encuentran en déficit de calorías acompañado de actividad física llegan a experimentar pérdida de la menstruación, esto se debe a la reducción de las hormonas.

Es importante tomar en cuenta estos hábitos y evitarlos. Ya que, si las hormonas bajan su nivel, se tiene un riesgo de enfermedades de los huesos, tal como la osteoporosis a futuro.

Por otro lado, los niveles de testosterona se desnivelan, lo que provoca complicaciones al mantener la masa muscular magra, con un día de recarga se puede mantener esta hormona a través del aumento del glucógeno hepático.

Por consiguiente, estás recargas ayudan a minimizar los niveles de cortisol, la cual viene siendo una hormona catabólica, que mantiene la masa muscular ganada y a parte ayuda a equilibrar el nivel de la tasa metabólica.