Saltar al contenido

Que es lupus eritematoso sistémico

lupus eritematoso sistémico

El lupus eritematoso es considerado una enfermedad crónica que es complicada de diagnosticar, en la que el sistema inmunitario del individuo se encarga de atacar diversos tejidos y órganos del cuerpo, ocasionando inflamación, daño en la piel, en articulaciones, pulmones, sistema nervioso, riñones, entre otros.

El diagnostico se basa en los síntomas que desarrolla el paciente y en la exploración analítica y física.

Normalmente al realizarse un análisis de sangre, es común encontrarse con que la cantidad de linfocitos, plaquetas y leucocitos estén en un nivel más bajo de lo habitual.

Durante el desarrollo de esta enfermedad los pacientes tienden a producir anticuerpos nucleares, dando como desapercibida la existencia de la enfermedad cuando estos son negativos.

En algunos casos pueden producirse otros tipos de anticuerpos más específicos del lupus, como por ejemplo los anti-SM y anti-DNA, cuya ausencia demuestra la inexistencia de la enfermedad en el diagnostico.

Teniendo en cuenta que los anticuerpos antifosfolipídos hacen más sencillo determinar el avance del lupus eritematoso.

El desarrollo de los síntomas puede ser distinto por cada paciente. El 90% de los individuos presentan una alteración en la piel; los síntomas suelen manifestarse alternando diferentes etapas de mayor a menor actividad, o con diversos síntomas, a lo que se le conoce como exacerbación; por otro lado, se pueden presenciar los síntomas con menor actividad, denominado remisión.

Los ataques se producen en varias ocasiones con una mayor intensidad de lo normal, no obstante, habitualmente son leves.

Se debe señalar que, al tratarse de una enfermedad autoinmune, no posee una cura, sin embargo, el sistema inmunitario y la inflamación producida se pueden controlar con la ayuda de fármacos.

Por otra parte, los extensos avances que se han logrado en las nuevas terapias biológicas abrieron nuevos caminos hacia tratamientos que garantizarán una mejor calidad de vida para los pacientes.

Pueden pasar varios años antes que el primer síntoma pueda ser notorio, por tal motivo es considerado una de las enfermedades más difíciles de diagnosticar.

Los pacientes desarrollan diferentes estados, en los que se encuentra la pérdida de peso, coágulos de sangre, pérdida de cabello, fatiga y fiebre, por otro lado, en mujeres embarazadas existe un alto riesgo de aborto.

Para confirmar la existencia de la enfermedad se debe tener en consideración ciertas condiciones, las cuales pueden aparecer en cualquier momento instantánea o intercalada-mente:

  • Rash malar: Erupción con una forma similar a la de una mariposa en las mejillas.
  • Ulceras: Llagas indoloras que pueden aparecer en la nariz o en la boca, en muchos casos desaparecen a los pocos días y en otros puede durar más de un mes.
  • Rash discoide: Erupción con tonalidades rojizas e inflamación ovalada o redonda en la piel.
  • Fotosensibilidad: Erupción en las partes de la piel expuestas a la radiación solar.
  • Artritis: Inflamación con dolor que puede durar 15 días o más, en dos o varias articulaciones.
  • Problemas de corazón y respiratorios: La inflamación que se produce en los tejidos que cubren los pulmones, es conocida como pleuritis, y en el corazón, como pericarditis. Esta condición ocasiona malestares en el pecho y dolor al respirar.
  • Problemas de orina: Produce sangre, o expulsión de proteínas a la orina, así como exámenes renales que declaran una función renal ineficiente.
  • Anormalidades en la sangre: Presencia escasa de plaquetas, glóbulos blancos y glóbulos rojos o anemia.
  • Trastornos neurológicos: Ocasionando psicosis, convulsiones o incluso derrames cerebrales.
  • Anticuerpos positivos: En la gran mayoría de los pacientes tiende a desarrollarse los anticuerpos nucleares ANA.
  • Problemas inmunológicos: Brindando falsos resultados en el examen para detectar sífilis, concluyendo en un falso positivo. Por otro lado, la aparición de anticuerpos nucleares como el anti-SM o anti-DNA.

Tratamiento contra el lupus

Como tal, no existe un tratamiento curativo para el lupus eritematoso, sino, que se emplean ciertos métodos para controlarlo.

Estos dependen de los síntomas que desarrolle el paciente y del avance de la enfermedad:

  • Fármacos no esteroideos anti-inflamatorios: Usados para combatir la fiebre, el dolor y disminuir la inflamación. Los medicamentos recetados incluyen ibuprofeno y naproxeno.
  • Tratamiento contra malaria: Los medicamentos contra malaria, como la hidroxicloroquina, puede ayudar a controlar los síntomas del lupus, como las llagas en la boca, la fatiga, erupciones, el dolor en las articulaciones y a prevenir la coagulación de sangre anormal.
  • Corticosteroides: Los pacientes que presenten problemas mas severos, como las contracción pulmonar y cardíaca, trastornos presentados en el sistema nerviosos central o infección en la orina, necesitan un tratamiento más fuerte de lo normal.

De igual forma, esto puede incluir una dosis masiva de corticosteroides, tal como la prednisona u otros medicamentos que ayuden a controlar el sistema inmunológico.

  • Medicamentos biológicos: Las nuevas investigaciones han llevado a desarrollar grandes tratamientos biológicos como el abatacept o el rituximab, no obstante, la mayoría de estos no son aprobados para combatir contra el lupus.
  • Fármacos anti-inflamatorios: Ayudan a aliviar el dolor de la artritis e impedir el desarrollo de síntomas leves, tales como los dolores arteriales y algunas pleuritis o pericarditis.
  • Imnosupresores: Los medicamentos más usados en caso de que haya complicaciones de la enfermedad, especialmente cerca del riñón, son la ciclofosfamida y la azatioprina.
  • Antipalúdicos: Habitualmente estos medicamentos se emplean para contrarrestar la artritis, se producen inusuales lesiones en la superficie de la piel o se manifiestan síntomas pericárdicos.

Causas de el lupus eritematoso

Muchas investigaciones apoyan la teoría de que la causa de esta reacción inflamatoria se procedente de una combinación de tendencias genéticas, y hormonales, dado que es una enfermedad que frecuenta más en las mujeres, por otra parte, también se puede llegar a producir por radiación o factores ambientales, como virus, medicamentos, o los rayos ultra violeta del sol.

Síntomas del lupus eritematoso

El lupus eritematoso es un trastorno que afecta a la mayoría de los órganos del cuerpo:

  • Articulaciones y músculos: Los dolores e inflamaciones más comunes que presenta el 90% de los pacientes, son en las manos, los dedos, los codos, las muñecas, los pies o rodillas.
  • Pulmones o corazón: El dolor en el tórax acompañado de una intensa fiebre, puede ser producto de una inflamación en las membranas de revestimiento del corazón o de los pulmones, lo que origina una pericarditis, o pleuritis.
  • Inflamación en la piel: Una de las hinchazones más usuales de manifestar es la “Alas de mariposa”, la cual consiste en una erupción en la mejilla o nariz con una forma similar a la de la mariposa.

Entre otros síntomas se pueden encontrar problemas en el riñón, sangre o proteínas en la orina, trastornos en el cerebro o infecciones, cansancio o fatiga.