Saltar al contenido

Qué es una gammagrafía

Qué es una gammagrafía

La grammagrafía es un examen fotográfico similar a una resonancia magnética, tomografía computarizada o radiografía.

Empleada normalmente como un medio para diagnosticar una amplia cantidad de enfermedades y trastornos. Enfocado en patologías endocrinológicas como la renal, ósea y respiratoria, no obstante, es capaz de emplearse en la gran mayoría de los órganos del cuerpo humano.

El análisis de la prueba es dependiente del órgano que se desea observar, del mismo modo, de las sospechas que se tengan sobre el diagnostico.

En la mayoría de los casos, la grammagrafía se emplea para identificar tumores, gestionar el desarrollo de una glándula, detectar alteraciones de perfusión sanguínea o diagnosticar la presencia de infecciones, etc.

Para su ejecución se tiene que hacer uso de un radiofármaco para marcar las áreas afectadas de los órganos que se quieren observar. Este evento consiste en enviar una molécula con la habilidad de adjudicarse a las células o proteínas deseadas.

El desempeño de identificación puede ocurrir en cualquier tipo de célula, ya sean inflamatorias, causadas por una infección o proceso inmunológico; cancerosas, localizando el tumor; sanguíneas, trazando un conducto sanguíneo, entre otras.

Por lo tanto, cada radiofármaco tiene un uso específico y efectúa un rol diferente dependiente del órgano que se quiere evaluar y de las sospechas del trastorno en desarrollo.

En este método se implementa un isótopo radioactivo a la molécula, haciéndola irradiar energía localizable a través de cámaras altamente sensible a su luz, por ende, este tratamiento se debe preparar y manipular con extremo cuidado. Se suele emplear en individuos ingresados o para estudios ambulatorios.

Cabe señalar que la gammagrafía fue una de los primeros exámenes fotográficos usados en la medicina. Por lo tanto, la experiencia y el conocimiento que se tiene en base a sus resultados son amplios y gratificantes, de igual forma, existen muchos estudios sobre su seguridad que avalan este método.

Debido a que la radicación es participe del tratamiento, no significa que sea peligroso. Pues los seres humanos están expuesto a la energía radioactiva constantemente.

Con lo avances de la ciencia se ha logrado disminuir la dosis de radiación adjudicada a la célula, por lo que los beneficios conseguidos al someterse a este método superen por mucho a los riesgos que se pueden manifestar.

Tipos de gammagrafía

La gammagrafía se divide entre los distintos órganos que se pueden evaluar, entre estos se pueden encontrar:

  • Gammagrafía ósea: Funcional para localizar tumores en los huesos o metástasis en diferentes zonas del cuerpo. Se encarga de analizar e identificar infecciones como osteomielitis o espondilodiscitis, estudiar las áreas de dolor óseo por causas desconocidas, clasifica trastornos del metabolismo óseo, como osteomalacia, osteoporosis, hiperparatiroidismo, osteonecrosis o la enfermedad de Paget. Por otra parte, evalúa la presencia de fractura en los huesos cuando las radiografías demuestran des-efectividad o confusión en su diagnostico.
  • Gammagrafía endocrina: Este estudio se divide entre las glándulas suprarrenales y el análisis de tiroides: Cuando la tomografía axial computarizada es deficiente se procede a realizar un estudio profundo de las glándulas suprarrenales, de esta forma, se espera localizar un feocromocitoma; tumor que se desarrolla por alteraciones derivadas a la adrenalina. Por otro lado, también se encarga de analizar la neuroblastoma, un quiste que se manifiesta mayormente en los niños de corta edad de forma congénita. Así mismo, tiende a detectar nódulos tiroideos y presentar una alteración en caso de ser benignos o malignos. Se encargan de estudiar los hábitos de la glándula tiroidea, señalando si se encuentra activa o en reposo, además de probar la existencia de bocio y el funcionamiento que realiza.
  • Gammagrafía renal: En caso de que no se pueda realizar la tomografía axial computarizada debido al contraste radiológico por deterioro renal grave o por infección, se procede a desarrollar un estudio de los riñones, identificando síntomas de rechazo en los trasplantados renales. Por otra parte, este método es empleado para identificar una alteración renal o cicatrices en los niños de corta edad con reflujo RVU (Reflujo vesicouretaral) con probabilidades a infección de repetición.
  • Gammagrafía de ventilación o perfusión: Empleado para estudiar abiertamente la perfusión de regiones específicas del organismo, de forma que se logre identificar una isquemia o infección. Empleando el tromboembolismo pulmonar se pueden diferenciar las distintas áreas de los pulmones necesitadas de riego sanguíneo, teniendo o no un buen funcionamiento de los bronquios.
  • Gammagrafía digestiva: Especializada en localizar tumores intestinales de baja frecuencia, estudiar los sangrados digestivos, detectar el divertículo de Meckel, el funcionamiento hepático y los canales biliares sincronizado para determinar la presencia de alteraciones congénitas.
  • Gammagrafía cardíaca: Usado para el estudio de isquemia ocasionado a la ausencia de ejercicio.
  • Gammagrafía neurológica: Realizado para investigar las distintas conexiones neuronales ejecutadas en el cerebro.

¿Cómo se realiza una gammagrafía?

Antes de realizarse una gammagrafía, primero se debe administrar al paciente un radiofármaco por vía intravenosa.

En diferentes ocasiones, se puede tomar de forma oral o por inhalación, el radiofármaco es dependiente del órgano que se quiera analizar en ese momento, por ejemplo, para la tiroides está el yodo 131 y para las infecciones el galio 67. Por otra parte, al tener contacto con la sangre el radiofármaco puede manifestar calor o frío.

Luego de administrar el fármaco se tiende a esperar durante 60 minutos hasta que empiece a presentarse los efectos y se pueda localizar la radiación con ayuda de la cámara.

Sin embargo, en algunos casos el tiempo de espera se reduce considerablemente, debido a que buscar en el órgano de interés con la cámara unos pocos minutos de haber ingerido el medicamento.

Los riesgos de la gammagrafía son similares a la de otros tratamientos fotográficos en los que se tienen que gestionar una sustancia que les permita identificar una zona en concreto.

Entre lo efectos secundarios que puede producir, el más conocido es la alergia al radiofármaco, ocasionando leves reacciones alérgicas o un shock anafiláctico, en casos especiales.

Teniendo en cuenta que la prueba se realiza empleando radiación, por lo existe un mayor índice de desarrollar tumores a largo plazo. Por ende, es recomendable someterse al tratamiento únicamente cuando sea prioritario.