Saltar al contenido

El sarcoma de Ewing viene siendo un cáncer que se desarrolla con poca frecuencia en los huesos o en el tejido blando que se encuentra alrededor de ellos. Mayormente este tipo de cáncer hace presencia en los huesos largos de la pelvis, los brazos o las piernas, sin embargo, se puede manifestar en cualquier hueso. El sarcoma de Ewing aparece con menor frecuencia en los tejidos blandos de los brazos el abdomen, pierna entre otras áreas. Con el pasar del tiempo los resultados han mejorado de una manera importante gracias a avances fundamentales que brinda los tratamientos para el sarcoma de Ewing. Posterior al tratamiento los pacientes se deben someter a estrictos controles por el resto de vida, y así detectar efectos que pueden aparecer luego de la radiación intensa y quimioterapia. Este tipo de cáncer suele aparecer más en adolescentes y adultos jóvenes, sin embargo, no se descarta la posibilidad de aparecer en cualquier edad. Por otra parte, no se conoce ningún factor de riesgo que evidencie el sarcoma de Ewing. Diagnóstico del sarcoma de Ewing Generalmente cuando se manifiestan síntomas, las personas buscan ayuda profesional para diagnosticar lo que sucede. El sarcoma de Ewing se presenta en los niños que son deportista, ya que en estos casos inicia como un esguince u otro tipo de lesión deportiva. Normalmente, mediante la radiografía se puede revelar alguna área sospechosa, luego el médico sugiere realizar otras evaluaciones por imágenes para tener más seguridad de los resultados. Entre esas pruebas tenemos: • Resonancia magnética (RM) • Tomografía computarizada (TC) • Gammagrafía Ósea • Tomografía por emisión de positrones (TEP) • Biopsia. El médico recomienda realizar una biopsia y de esta manera se procede un análisis de laboratorio. Mediante este análisis se puede revelar si el tejido es cancerígeno, de ser así, tambien manifiesta el tipo de cáncer y el grado, por lo que los médicos diagnostican la agresión del mismo. Por consiguiente, el proceso de los tipos de biopsia que se emplean para diagnosticar el sarcoma de Ewing pueden clasificarse de la siguiente manera: • La biopsia con aguja; este proceso consiste en introducir una aguja delgada en la piel que va dirigida al interior del tumor, la misma se usa para poder obtener un fragmento diminuto del tejido del tumor. • La biopsia quirúrgica; se realiza abriendo la piel y extraer el tumor entero, llamado biopsia por escisión o cuando es una parte del tumor es denominado biopsia por incisión. Ahora bien, cuando se determina el tipo de biopsia que se necesita, los médicos realizan una planificación cautelosa, para poder realizarla de tal forma que no sea interferencia en una cirugía posteriormente para extraer dicho cáncer. Por tal motivo, debes plantearle al médico que antes de realizar la biopsia, la persona se someta a evaluaciones con especialistas que tengan una experiencia amplia en el tratamiento de sarcoma de Ewing. Tratamiento para el sarcoma de Ewing Al transcurrir los años se han conseguido avances en cuanto al tratamiento y a la sanación del sarcoma de Ewing. Entre esos avances tenemos: • La quimioterapia; con este método se usan medicamentos que destruyen las células cancerosas. Los médicos sugieren realizar quimioterapia antes de la cirugía, ya que los tumores se reducen de tamaño antes de extraerlos. • La cirugía; el propósito de este procedimiento es extraer las células cancerosas, aunque algunos cirujanos operan para mantener disminuir la discapacidad y mantener el funcionamiento. Ahora bien, la probabilidad de salvar la parte afectada dependerá de diversos factores, tal como el tamaño del tumor, el lugar en que se ubica y como responde a la quimioterapia. • La radioterapia; la de alta energía tal como protones, rayos X para matar las células cancerígenas que hallan quedado. También se puede usar la radioterapia en un lugar del cuerpo donde no se puede realizar cirugía o inclusive donde podía tener resultados funcionales inaceptable, tal es el caso del deterioro de la función de la vejiga o los intestinos. • Los ensayos clínicos; estos son unos estudios para investigar nuevos métodos para contrarrestar el cáncer, enfatizando que muchos de los avances de tratamientos para los tipos de cáncer infantiles donde se incluye el sarcoma de Ewing provienen de ensayos clínicos del Grupo de Oncología Pediátrica donde hacen participación aproximadamente unas 250 instituciones médicas de los Estados Unidos y otros países. Complicaciones del sarcoma de Ewing Este cáncer puede difundirse desde el lugar donde se inicia hacia otras áreas, por lo que puede dificultar tanto el tratamiento como la recuperación. Puede propagarse a otros tejidos, a los pulmones, tejidos de la médula ósea u otros huesos. Incluso el sarcoma de Ewing puede aparecer posteriormente al tratamiento. Así como ocurre con otros tipos de cáncer grave, tanto por la quimioterapia como la radioterapia intensa para el sarcoma de Ewing, puede tener efectos secundarios bien sea a corto como a largo plazo. Es importante destacar que el Sarcoma de Ewing, es un tipo de cáncer que no se hereda, no se previene, puesto que no se ha conocido vinculación con algún problema de estilo de vida o de ambiente, no obstante, todo síntoma se debe controlar de manera inmediata. ¿Cómo afrontar este tipo de enfermedad? El diagnóstico del sarcoma de Ewing, llena a las personas de temores en particular cuando se trata de un niño a quién se lo hallan diagnosticado recientemente. Sin embargo, más adelante te mencionaremos algunas estrategias las cuales te ayudarán; • Adquirir información detallada del Sarcoma de Ewing; es necesario preguntar al médico toda duda que tengas acerca de este padecimiento, ya que mientras más información tengas, generarás más confianza sobre las opciones del tratamiento. • Busca la compañía de tus seres queridos; al mantener una relación constante con tus familiares o amigos te ayudarán a llevar mejor este proceso, puesto que te brindan el apoyo tanto emocional como físico, este último en ayudarte a resolver otras actividades de tu casa mientras estás en el hospital. • Es indispensable la ayuda de salud mental; mediante el apoyo de un terapeuta puedes brindarle una estabilidad emocional y social al niño. Siguiendo estas sugerencias puedes mantener la calma durante el proceso de tratamiento y recuperación del niño, el cual no es nada fácil y se requiere de mucho valor.