Saltar al contenido

Síntomas de vitamina D baja

vitamina D baja

La vitamina D se sintetiza mediante la piel y solo una parte es procedente de la dieta, las personas que poseen un mayor riesgo de sufrir déficit de esta vitamina, son las que sufren de enfermedades que no les permite absorberla, tal como las que toman medicamentos como corticoides, las que tienen sobre peso, las personas celíacas, las embarazadas y las de insuficiencia renal.

Los adultos mayores y los niños pequeños tambien corren el riesgo de tener baja está vitamina, ya que salen menos de la casa y tienen una exposición reducida al sol.

¿Para qué sirve la vitamina D?

Esta vitamina posee un papel indispensable en el funcionamiento del organismo, ya que su intervención se encuentra en diversos procesos fisiológicos, tal es el caso de los niveles de calcio en los huesos de tal manera que teniendo un déficit de vitamina D, aumenta el riesgo de la osteoporosis y fracturas óseas.

¿Cuáles son los síntomas que provoca el déficit de vitamina D?

Los síntomas pueden ser relativos ya que con la ausencia de la vitamina D puede que el paciente no tenga ningún síntoma, no obstante, existen casos donde se producen debilidad o dolor muscular, cansancio en especial en la parte inferior de las caderas y espalda.

Cabe destacar que estos síntomas se manifiestan cuando estos niveles tienen un grado mucho menor de lo normal, así que se sugiere que si sientes dolor en la espalda o sientes cansancio es necesario consultar con el médico ya que el mismo puede descartar si existe o no un déficit de vitamina D.

Tratamiento:

Se ha determinado mediante demostraciones de diversos estudios que el tratamiento de vitamina D en las personas ancianas logra disminuir el riesgo de fracturas ósea.

Por consiguiente, no existe la prueba que señale la corrección de la carencia de vitamina D, que pueda prevenir o mejorar otras alteraciones en la salud. Por lo que el médico es quién decide cuál tratamiento se debe administrar dependiendo el paciente.

Consejos para mantener controlada los niveles de vitamina D

A continuación, detallaremos algunas recomendaciones que le ayudarán a restaurar los niveles adecuados de la vitamina D:

  • Dieta; la vitamina D la puedes encontrar en ciertos alimentos tal como la yema de los huevos, el pescado graso (salmón, arenque y caballa) los alimentos fortificados y las carnes.
  • El sol; cuando se toma el sol se le ayuda al cuerpo a sintetizar la vitamina D, tomando en cuenta que está exposición solar debe ser recomendada y controlada por el especialista.
  • Los suplementos de vitamina D; en el mercado existen concentrados que pueden tomarse cada semana o cada 15 días y preparados que se ingieren a diario, cuando no es suficiente con los suplementos entonces es bueno combinarla con el consumo de calcio, aparte que cada 3 o 6 meses se suelen realizarse pruebas de sangre y así controlar los niveles de vitamina D hasta que se estabilicen. Sea cual sea el caso, el médico es quién debe recomendar estos suplementos.
  • Puede ser poco frecuente que una persona se intoxique con vitamina D; no obstante, no debes tomar esta vitamina sin haber consultado al médico

Signos que señalan que existe déficit de vitamina D

La manera de diagnosticar de que existe déficit de vitamina D es mediante una prueba de sangre. No obstante, la persona puede presentar algunos signos que los vamos a conocer a continuación:

  • Piel oscura; se puede decir que los afroamericanos pueden tener un mayor riesgo de deficiencia de vitamina D, puesto que por tener la piel oscura necesitan 10 veces más exponerse al sol y así tener la capacidad de producir la cantidad requerida de vitamina D igual que una persona de piel clara.
  • Sentir tristeza; La hormona cerebral serotonina es la que se vincula con el estado de ánimo, la misma se aumenta cuando se expone a la luz brillante y minimiza cuando hay poca luz. Añadiendo que en el año 2006 unos expertos hicieron ciertas evaluaciones sobre los efectos de la vitamina D con respecto a la salud mental en unos aproximado de 80 pacientes de edad avanzada, concluyendo que en aquellos que tenían niveles bajos eran 12 veces más depresivos que aquellos que recibían su dosis adecuada.
  • Tener 50 años o más; cuando la persona envejece, la piel deja de producir vitamina D por no exponerse frecuentemente al sol, a su vez los riñones se hacen menos eficientes para transformar esta vitamina a la manera que la emplea nuestro organismo, puesto que los ancianos suelen pasar más tiempo dentro de casa y es por eso la carencia de la misma.
  • Tener sobrepeso o mayor masa muscular; la vitamina D se asemeja a las hormonas soluble en grasas lo que determina que la grasa corporal actúa como un lavabo que la va almacenando, si la persona tiene sobrepeso es necesario que consuma más vitamina D, al igual que las que poseen mayor peso corporal debido a la masa muscular.
  • Sentir dolor en los huesos; muchas personas acudimos al médico por padecer dolores de huesos, particularmente cuando viene acompañada de fatiga muchas veces los diagnostican erróneamente con el síndrome de fatiga crónica o la fibromialgia.
  • Sudoración en la cabeza; uno de los signos iniciales del déficit de la vitamina D es sudar la cabeza, por tal motivo los médicos les preguntaban a las madres si los bebés le sudaban la cabeza, esa sudoración en los recién nacidos se debe a la irritabilidad neuromuscular, lo cual es un síntoma inicial común del déficit de vitamina D.4
  • Problemas de estómago; es importante recordar que la vitamina D es soluble en grasa, lo que significa que, si posee un problema gastrointestinal, puede afectar la capacidad de absorber la vitamina D, entre estas condiciones podemos encontrar la de Crohn lo cual viene siendo sensibilidad al gluten o enfermedad inflamatoria intestinal.

Ahora bien, cuando sienta algunos de estos signos lo recomendable, es asistir al médico quién mediante evaluaciones y el diagnóstico que arroje posteriormente, le asignará el tratamiento necesario para estabilizar la cantidad de vitamina en el organismo.