Saltar al contenido

Tratamiento para Treponema pallidum

Tratamiento para Treponema pallidum

La sífilis, se establece como una enfermedad de transmisión sexual, la cual se produce por una bacteria llamada Treponema pallidum. Se puede adquirir al mantener relaciones sexuales con una persona afectada. Si no se busca tratamiento en su etapa inicial pasa a ser crónica.

Esta enfermedad puede ir por fases en la primera por lo general aparece una lesión ulcerada sin dolor alguno, tanto en la boca como en los genitales, la cual desaparece.

La segunda fase, la piel suele tener una erupción de manchas rojas, la cual afecta las plantas de los pies y las palmas de las manos y en la última etapa luego de muchos años, no se manifiestan síntomas, sin embargo, las complicaciones son muy graves, ocasionando una demencia o aneurisma sifilítico de la aorta.

¿Cómo se previene la sífilis?

Para prevenir la sífilis es necesario usar preservativos en relaciones sexuales, la única manera de no usarlo es manteniendo una pareja estable y que este completamente sana.

Si por algún motivo hubo contagio, entonces se realizan análisis de sangre y dependiendo de ese resultado el médico procederá con el tratamiento, esta afección se contrarrestar con penicilina la cual se administra de manera intramuscular y siguiendo las indicaciones del médico para no dejar secuelas.

Es necesario añadir que a nivel mundial existen 12 millones de casos anualmente, solo en Latinoamérica y el Caribe unos 3 millones y en España unos 4 millones, mayormente estos casos de sífilis, persisten en personas de edades comprendidas entre 15 y 30 años puesto que suelen ser más activos en la parte sexual.

Ahora bien, aún no se conoce la precedencia de la sífilis, algunos señalan que fue traída por Cristóbal Colón al nuevo mundo, otros que es una enfermedad antigua que se dispersó ampliamente por Europa después de haber aumentado la urbanización en el siglo XVI.

Tratamiento para la Treponema pallidum

Cómo se ha mencionado anteriormente la sífilis es causante de una bacteria denominada Treponema pallidum, la misma se puede transmitir mediante cualquier tipo de contacto sexual: por penetración anal o vaginal. También por sexo oral o por cualquier otro tipo de contacto íntimo con una lesión sifilítica activa.

El tratamiento eficaz para combatir la sífilis en todas sus etapas es la penicilina G, es necesario que las parejas sexuales del paciente sean evaluadas y tratados.

En consecuencia, si una mujer embarazada está infectada con sífilis y no obtiene ningún tratamiento existe la probabilidad de que surja una sífilis congénita en el feto, normalmente el bebé se infecta en el útero o puede adquirir la enfermedad a través del canal del parto.

Por consiguiente, cuando se va a tratar la sífilis se hace en las etapas primaria, secundaria, administrando una dosis intramuscular de penicilina G, cuando la persona es alérgica puede reemplazarse por doxiciclina por un lapso de 2 semanas.

Cuando no se conoce el tiempo de evolución de la sífilis, se pueden colocar 3 dosis de penicilina G de manera intramuscular con periodo de distancia de una semana.

Cuando se trata de una neurosifilis, debe ser combatida con penicilina G por vía intravenosa por un periodo de 2 semanas, si el paciente es alérgico a dicho medicamento, es indispensable consultar con un alergólogo para desensibilizar a la persona afectada y así proceder con el tratamiento.

Una de las alternativas en este caso sería emplear la ceftriaxona, aplicando una dosis diariamente durante dos semanas. Aunque no existe mucha experiencia con tal medicamento.

En cuanto a las mujeres embarazadas deben ser tratada de la misma manera según la etapa de la afección. Si se hace un tratamiento correcto entonces el bebé tendría un riesgo de infección muy mínimo.

El bebé debe ser evaluado por un especialista mensualmente y recibir su respectivo tratamiento en caso de que la madre no se halla tratado un mes antes de dar a luz.

Diagnóstico de la Treponema pallidum

Posteriormente al tratamiento se debe hacer un seguimiento serológico y clínico para así confirmar si la infección fue curada. No obstante, la manera más fácil de hacer un diagnóstico de sífilis es a través de análisis serológicos por prueba de sangre. Entre ese tipo de evaluaciones tenemos:

  • Pruebas no Treponémicas; a través de ella se pueden detectar anticuerpos sin especificaciones, en los informes de laboratorio suelen aparecer como RPR o VDRL, estos análisis son fiables y económicos, se reflejan con un número el cual permite monitorear la respuesta al tratamiento.

Estos análisis arrojan resultados positivos a los 4-7 días posteriores a la aparición del chacro, y por lo general son siempre positivas en la sífilis secundaria.

En la fase de latencia suelen resultar negativas, sin embargo, en un 70% de los casos de sífilis terciaria arrojan nuevamente resultados positivos. Puede haber falsos positivos, en ciertas ocasiones tal como en el embarazo, infección por VIH, enfermedades autoinmunes tal es el caso del lupus, herpes o tuberculosis. Por este motivo un resultado positivo, normalmente necesita ser confirmado por una segunda prueba.

  • Pruebas treponémicas: estos análisis pueden detectar los anticuerpos específicos para combatir la bacteria que ocasiona la sífilis. Las pruebas más relevantes de este tipo se reflejan en los informes de laboratorio como TPHA o FTA-abs.

Se emplea para confirmar la positividad de una prueba no Treponémicas, una vez que es positivo es permanente, inclusive posterior al tratamiento, a diferencia de uno que otro caso de sífilis que ha sido tratada de manera precoz.

  • Otra manera que se arroja un diagnóstico de la sífilis es mediante la visualización por microscopio de las bacterias, mediante el resultado obtenido de una placa sifilítica o un chacro, o por biopsia de una lesión para dar un ejemplo más claro mediante una biopsia cutánea, sin embargo, también se realizan los exámenes serológicos.

Agregamos que cuando se diagnostica sífilis en una persona, se hacen aparte algunos análisis para estudiar alguna otra enfermedad, la cual se puede transmitir sexualmente tal es el caso de la hepatitis B o C, El VIH, la gonorrea o el herpes simple.

Cabe destacar que suele ser difícil, si una persona se infecta de sífilis mediante una transfusión de sangre, ya que a los donantes se les realiza un análisis de sangre y si sale positivo el personal encargado desecha dicha muestra, a parte la bacteria no sobrevive más de dos días en la sangre almacenada.

Otra causa por la que se puede producir sífilis es mediante el contagio por inoculación, por una aguja que halla sido usada previamente por un paciente infectado como también manipular un material biológico infectado.