Saltar al contenido

Tratamiento queratosis actínica

La queratosis actínica, por sus siglas QA. Es un trastorno que genera daño por medio de la radiación solar a los queratinocitos de la piel, afectando principalmente a individuos caucásicos con piel clara, afectando mayormente a las personas que trabajan o pasa mucho tiempo al aire libre, tal como los pescadores, trabajadores de construcción, granjeros o deportistas.

Esta enfermedad puede desarrollar células pre-benignas, con la posibilidad de desarrollar cáncer cutáneo en el futuro.

Cuándo se desarrolla la QA se manifiestan unas escamas, denominadas hiperqueratósicas, las cuales se presentan ásperas al tacto, fuertemente adheridas a las piel y dificultoso despegamiento.

Por otra parte, tienden a adaptarse al color de la piel con tonalidades rojas, marrones o amarillas. Habitualmente el tamaño de estas escamas es inferior al centímetro de diámetro, y se presentan en áreas como la cara, brazos, cuello, antebrazos, manos y en el cuero cabelludo en individuos calvos.

Para describir un daño solar importante con probabilidades de manifestar células malignas, se usa el término campo de cancerización; esto indica tener un alto rango de probabilidad existente al desarrollar un tumor cutáneo en esa área que en cualquier otra zona cutánea.

Para controlar el campo de cancerización se recomienda frecuentemente los tratamientos tópicos, los cuales permiten abarcar un perímetro más amplio que otros métodos.

Los tratamientos empleados para revertir los efectos de la queratosis actínica se dividen en físico, como la terapia fotodinámica, la electrocirugía, la criocirugía. O en tópicos, como el imiquimod, ingenol mebutato, diclofenaco, o el 5-FU (5-fluorouracilo).

Cabe señalar que los tratamientos físicos, no son considerados tan eficaces debido al pequeño rango de efecto que poseen en comparación con los tópicos, por ende, se recomiendan dependiendo de la condición del paciente.

Los métodos de tratamiento queratosis actínica más empleados:

Tratamiento de 5-fluorouracilo: Para el combatir el QA, el carcinoma basocelular y el campo de cancerización, se puede emplear el 5-FU en crema. Cabe señalar que este medicamento quimioterápico detiene la síntesis del ADN y ataca principalmente a las células cancerosas o pre-cancerosas, aumentando de esta forma las defensas contra las células benignas. Normalmente se suele aplicar en la zona indicada por el médico una vez por día durante un par de semanas.

El 5-FU ha demostrador tener un efecto bastante significativo para más del 80% de los pacientes sometidos a el, habiendo casos en donde desaparece el trastorno completamente. Cabe señalar que los factores secundarios que proporciona la destrucción celular al hacer uso de este son los siguiente:

• Eritema.
• Edema.
• Erosiones.
• Manifestaciones de costras.
• Dolores.
• Ardor.
• Picor.
• Irritación.

Durante el empleo del medicamento es normal presenciar hinchazón y erosión como resultado de la destrucción de la queratosis actínica.

Por otra parte, con este método no suelen quedar cicatrices en la piel, se recomienda ser cauteloso con respecto al tiempo que se está expuesto a la radiación solar y a mantener la correcta higiene durante su uso.

Método diclofenaco: Este antiinflamatorio no esteroideo se emplea para eliminar las costras manifestadas por la QA, no obstante, su forma de actuar no es muy conocida. Su efectividad suele ser mucho más elevada que otros métodos, con aproximadamente el 70% de los pacientes presenciando una mejoría en cuanto a la enfermedad, y un 30% de los casos manifestando la eliminación de la misma.

Este gel se debe untar en la zona afectada dos veces por día, en períodos de 12 horas durante 12 semanas, siguiendo una recomendación específica:

  • Lavarse las manos con jabón desinfectante, o con agua antes de aplicar el ungüento.
  • Aplicar una mínima cantidad de gel en la zona indicada por el médico dos veces al día durante tres meses, hasta que el médico lo dicte o se manifieste la desaparición de las lesiones.
  • Lavarse nuevamente las manos con jabón y agua luego de haber tocado la zona infectada, evitando todo contacto con los ojos antes del lavado de manos.

Los efectos secundarios que pueden manifestarse durante este tratamiento son:

• Enrojecimiento.
• Erosiones.
• Dolor e irritación.

Por otra parte, se pueden presenciar reacciones alérgicas debido al uso de la crema, conjuntivitis si entra en contacto con los ojos, o dolores neuropáticos en las zonas infectadas, además de náusea y diarrea en pocas ocasiones.

Por lo general, los síntomas suelen desaparecer a las semanas de iniciar el tratamiento, no obstante, se debe tener en cuenta contactar a un médico si los efectos secundarios se presentan con alta intensidad, si se produce alguna alteración en la zona infectada, o si no se presenta una mejoría en los síntomas.

El uso de cremas como tratamiento de queratosis actínica:

El Imiquimod: Esta crema es usada para obligar a las defensas del organismo a atacar la queratosis actínica y las células cancerígenas.

Empleado con el único propósito de servir como un modulador. El imiquimod en crema está aprobado para el uso contra la QA, se suele untar tres veces por semana durante dos meses. Las recomendaciones para aplicarla son las siguientes:

  • Lavarse las manos con agua y jabón, o con un jabón desinfectante líquido.
  • Aplicar una capa de crema en la zona infectada, evitando todo contacto con los ojos, boca, ano y genitales. Con un ligero movimiento, masajear la crema hasta su total absorción.
  • Lavarse las manos con abundante agua y jabón luego de la aplicación. De haberse realizado contacto con los ojos, la boca o partes íntimas, se debe lavar esa zona con agua y recurrir a un doctor.

En el 40% de los casos los pacientes demuestran un gran avance en la enfermedad, hasta el punto de curarse totalmente.

Los efectos secundarios más presenciados en el área aplicada son el enrojecimiento, ampollas, costras, erosiones, sangrado o ardor.

Por otra parte, se pueden manifestar engrosamiento de la piel, sequedad, descamación y síntomas relacionados con la gripe, como el cansancio, náuseas, escalofríos y dolores musculares.

En caso de concluir el tratamiento sin ningún cambio significativo o la eliminación total del trastorno, se debe recurrir a un médico. Por otra parte, si se produce una inflamación durante la primera semana después de empezar a untar la crema, es completamente normal, demostrando que el gel está haciendo efecto ante el trastorno.